Entrevista con Mikkey Dee, baterista de Motörhead

In Focus nº 5
Esta entrevista con Mikkey Dee, baterista de  Motörhead se publicó en el fanzine In Focus nº5, en el año 2003.

Hicieron la entrevista  Iker Barandiaran “Nikoteen”, Iker Zubia “Zubia’s pate” y Halaitz Warwick y las fotos -de Iker Zubia- aparecen aquí tal y como se publicaron en papel, esto es, en blanco y negro.

En el mismo reportaje incluímos también la crónica del concierto que el grupo ofreció en la Sala Jam de Bergara, el 3 de noviembre de 2002.

Pinchando aquí podéis acceder al archivo PDF del fanzine tal y como se publicó en su día.

La legendaria banda inglesa –en su origen–, no nos visitaba desde hacía años. Atrás quedaron las visitas a Anoeta e incluso al templo del heavy navarro –a la sala Gares–. La última vez que tocaron en Euskal Herria fue a mediados de los 90 y recalaron en el polideportivo de Eibar. Posteriormente, se anunció su visita a la sala Jam, pero por alguna extraña razón, el concierto se suspendió con antelación, dejando a cientos de fans desconsolados. Hemos tenido que esperar varios años hasta que, por fin, en el 2002 han vuelto a Euskal Herria y el lugar elegido ha sido la sala Jam. Motörhead venían presentando su último trabajo, Hammered, un disco con buenos temas que sigue manteniendo la fuerza y la esencia que Motörhead ha tenido desde sus inicios, hace ya 27 años. Lemmy es el único miembro original que sigue en sus filas, pero sus dos compañeros ya han demostrado compaginar en la banda y dar estabilidad al grupo. Tras innumerables gestiones del coordinador de In Focus con la promotora Txalupa y con Mastertrax, nos habíamos citado con Lemmy para hacerle una entrevista antes del concierto. Desgraciadamente, Lemmy confesó estar agotado y no accedió a hacer la entrevista, lo que dio al traste con muchas de nuestras preguntas, pero mantuvimos una corta pero interesante y cordial entrevista con el batería Mikkey Dee. Esto es lo que salió de allí.

Lemmy Kilmister de Motorhead por Iker Zubia en In focus 5

Lemmy Kilmister de Motorhead por Iker Zubia

Lleváis 27 años con Motörhead y vuestro último disco suena fresco y potente. ¿Qué os inspira para componer tantas buenas canciones?

Nosotros mismos, porque componemos para nosotros. Ese es el truco. Si piensas en lo que quieren oír los fans o la compañía discográfica, no va a funcionar. Primero escribimos para nosotros, y si a la gente le gusta, pues mejor que mejor. Nosotros no hacemos como otras bandas, que se preocupan por lo que digan los demás.

El nuevo CD tiene dos bonus tracks, que no están en el vinilo. ¿Os gusta el vinilo o creéis que es un formato que está muerto?

El vinilo tiene los mismos temas. (N. de A. Las ediciones que tenemos no cuentan con los mismos temas) Por supuesto que me gusta el vinilo. Tengo todos los álbumes en vinilo, y prefiero el vinilo al CD.

Habéis estado tocando en los USA. Ahora estáis girando por Europa y luego os vais a Japón. ¿Qué público os gusta más, el americano, el europeo o el nipón?

Nos gustan todos. Nosotros siempre decimos que hay dos tipos de fans: los buenos y los malos, como la gente. Si giras por USA, te diviertes mucho, pero cuando terminas, quieres venir a Europa… y cuando terminas aquí, quieres ir a otra parte. Hacer un tour mundial es fantástico. Tal vez, la gente es más entusiasta y salvaje en Sudamérica y en los países mediterráneos. Te gusta o no te gusta. No hay más.

Los miembros del grupo vivís alejados unos de los otros, ¿cómo os las arregláis para componer y escribir las canciones?

Phil y yo solemos volar a Los Angeles, y allí escribimos la música. Normalmente no componemos cuando estamos de gira, porque las giras son agotadoras y casi no paramos de girar.

Motörhead es una leyenda del rock y ha influenciado a muchas bandas y personas. ¿Qué influye a Motör? ¿Tenéis algún ídolo?

Todos tenemos ídolos. Yo soy un gran fan de Deep Purple, y de todas las viejas bandas de los 70´ y algunas de los 60´. No creo que ninguna influya especialmente a Motör, es el rock´n´roll en sí. El rock´n´roll ha sido la esencia de Motörhead desde sus comienzos. Creo que Motörhead es una concepción en sí mismo después de 27 años. Es la música y el sonido de Motör en estado puro.

¿Cuál es el secreto para mantener a la banda funcionando durante 27 años? ¿Hay algo que pueda con Motör?

Nosotros mismos, creer en lo que hacemos. No vamos a cambiar porque una discográfica lo intente, y creedme lo han intentado: “¿podéis hacer un par de canciones en el disco para que suenen en la radio?”. Y nosotros les decimos que se jodan. Si cuando componemos una canción, nos sale alguna para la radio, pues muy bien, pero no lo buscamos y ni siquiera nos sentamos a intentarlo. Ese es el truco para seguir tantos años. Si intentas cambiar, no funciona y se jode. Muchas grandes bandas que hacían buenas canciones durante años han cambiado su música a un estilo más “guay” y al final se han hundido y la han cagado. A Motör no le va a pasar eso.

Oyes el primer disco, el segundo, el tercero… y el último, y sigue sonando a Motör…

Sí, es cierto. Desde que estoy en la banda, que ya hace tiempo, desde los primeros discos se han ido añadiendo cosas nuevas, pero sigue sonando a Motör. Tal vez tiene un sonido más de los 90, algo diferente pero cojonudo, sigue sonando duro.

Es habitual ver en vuestra audiencia a punk-rockers y a heavies y no es lo más frecuente, ¿cómo lo habéis conseguido?

No sé, no importa si eres blanco, negro, pequeño, alto… la música te da algo, no importa lo que seas. Yo cuando era joven oía a Abba, Deep Purple, Duke Ellington… hay que oír de todo. La música para nosotros es como la comida, no puedes imponer algo, tienes que probar cosas diferentes.

¿Y qué sentís cuando veis a gente con tatuajes de la banda?

Es fantástico, es un placer. Nosotros no vamos por ahí pensando, como mucha gente piensa, que somos unas leyendas. De todas formas, es gratificante, porque ves que has influenciado a la gente y es como algo provechoso que has hecho en tu carrera musical. Pero tiene su otro lado, que es el siguiente: también has inspirado a un montón de idiotas, que no entienden lo que eres y lo que has hecho en tu vida, y lo que eso representa. Sacar álbum tras álbum provoca una reacción a tu acción que felizmente en la mayoría de los casos es positiva. Ver que tanta gente dedica su vida a Motör es un placer auténtico.

En el DVD 25 & Alive Boneshaker, Eddie Clark toca unos temas con vosotros. ¿Seguís en contacto con los antiguos miembros de la banda? ¿No eran más auténticos los primeros años?

Sí, por supuesto. Eddie toca con nosotros cada vez que actuamos en Londres, aunque no en esta gira. Taylor está en Los Angeles y suele hablar con Lemmy de vez en cuando. Yo no lo he visto hace tiempo. Son parte de la historia pasada de Motör. Los tres miembros actuales creemos que Motör ahora es mejor que nunca. Las nuevas generaciones, sobre todo las de USA, que están muy interesadas en WWF (¿lucha libre?) y en el skate dicen que los álbumes viejos son buenos, pero tal vez empezaron a conocer a Motör al escuchar “Snake bite love” y dicen que eso es lo máximo. Lo antiguo para ellos es bueno, pero nos acaban de conocer y no han crecido con los anteriores álbumes. Ya sabes, igual en tu caso, cuando eras joven y salió el LP “The Ace Of Spades”, estabas de camping con tus amigos y tenías una novia nueva, y lo escuchabas… Yo creo que no he vuelto a oír discos que me hayan marcado tanto como en mis tiempos jóvenes. Jamás he vuelto a sentir algo como en aquellos tiempos. Por tanto, los nuevos fans han oído los últimos discos y eso les ha marcado.

Y si tuvieras que hacerlo, ¿podrías elegir un álbum como el mejor de la banda?

Es difícil, pero tal vez elegiría “Bastards”, porque creo que es el disco que más nos gusta a los tres. Está en nuestro top list, ese disco fue increíble. Creo que dimos en el clavo con ese disco,  y también con “Sacrifice”.

El nombre de la banda viene de un hit de Hawkind (N. de A. Antigua banda de Lemmy), ¿pero de dónde viene vuestro logo?

El logo es de Joe Petegno, un chico danés. Los logos de casi todos los discos son suyos.

 

Phil Campbell y Lemmy Kilmister de Motorhead por Iker Zubia en In focus 5

Phil Campbell y Lemmy Kilmister de Motorhead por Iker Zubia

¿Cuáles han sido para ti las mejores y las peores experiencias que has vivido con Motörhead?

La peor experiencia pueden ser muchas cosas. Un mal día, un mal concierto… Aunque nuestros shows suelen ser buenos, si tuviéramos que puntuarlos entre 1 y 10, creo que pondría un 7, en lugar de un 10 un día y un 0 en otro. Muchas bandas tienen ese tipo de altibajos, pero nuestra media es muy alta.

No sé, lo peor que nos ha pasado fue cuando casi la compañía de discos nos hizo desaparecer. Trabajar con Sony fue una malísima experiencia y con ZYX fue aún peor, con ellos casi fue nuestro final como banda, pero conseguimos salir de aquello.

¿Y qué tal con SPV?

Fantástico, porque el responsable de la discográfica es fan nuestro. A él le encanta Motör y a firmado con nosotros porque le gusta la banda. Es lo contrario que los de ZYX que es como si compraran un Ferrari y pretendieran quitarle su motor y ponerle uno de Jaguar. Para eso, compra directamente un Jaguar!!

¿Soléis tocar en salas como la Jam?

Definitivamente este es el sitio más pequeño donde hemos tocado en esta gira (N. de A. Todavía quedaban bastantes fechas, ¿quién sabe?). Si haces una gira por clubs o salas, al final, te cansas, pero si giras por grandes “arenas”, también terminas cansado. Sin embargo, si combinas las dos cosas es mucho mejor. De esa forma, tocamos en Wembley y luego tocamos aquí. En Inglaterra y Alemania, generalmente, tocamos en sitios grandes y los llenamos, pero no tienes ese contacto con el público. Ayer en Barcelona fue una locura… en todos los shows en el estado español tenemos sold out. Casi siempre hemos tocado en San Sebastián, hemos tocado allí 2 ó 3 veces. Aquí es nuestra primera vez.

¿Tienes algún proyecto en mente para después de la gira?

¿Con Motör? (N. de A. Recientemente hemos sabido que Mickey va a grabar la batería en el disco de Halloween, pero sigue con Motör). Sí, haremos un parón en navidades, antes iremos a Japón. A finales de febrero o comienzos de marzo, Phyl y yo empezaremos a trabajar en el nuevo álbum. Todo cambia muy rápido en la vida de Motör, ahora nos estarán enviando cientos de e-mails a la web que tenemos que ir contestando. Cuando crees que has terminado, no has terminado. Por ejemplo, la semana pasada volé de L.A. a Suecia y a los tres días estaba de vuelta para arreglar unos asuntos, es una locura.

¿Estás casado? Tiene que ser difícil compaginar Motör y una familia…

No estoy comprometido. Es como tener dos familias completamente diferentes cada una, con sus propios matices, pero es verdad, es difícil.

Hace ya unos tres o cuatro años ibais a tocar en esta misma sala y se canceló la gira, ¿qué pasó?

Tuvo que ver con el dinero, nosotros no cancelamos una gira porque sí. Este tour por el estado español, para nosotros, es una gran pérdida económica, pero tenemos que hacerlo. Todo va en relación a cuánto dinero vas a perder. Por ejemplo, en Inglaterra hace unos años tuvimos que hacer cinco shows y perdimos 100.000 libras, y no podemos hacer eso todos los días. Y las revistas empezaron a ponernos a parir. Nos costó mucho tiempo recuperarnos de aquel despilfarro y no volvimos en años. Francia es otra ruina y no hemos hecho una gira por allí hace años, aunque es el segundo mercado de discos después de Alemania. Sólo tocamos alguna vez en París o en algún gran festival. Una vez que fuimos de promoción, estuvimos con la gente y ellos pensaban que no queríamos tocar en Francia. Era mentira, pero si las ofertas de los promotores son una mierda, no podemos hacer nada. Aquí, en el estado español estaba pasando algo parecido…

Pero, al final habéis venido…

Sí, asumimos la perdida que no es muy grande y queremos hacerlo porque merece la pena. En todos los sitios que hemos tocado se ha vendido todo de la misma. Es grande haber vuelto de nuevo, creo que este es uno de los mejores sitios de Europa para nosotros. Nuestros fans spanish siempre están con nosotros, como los alemanes, hasta en los malos tiempos. Cuando la economía empezó a ir mal y bajaron un 35% las ventas de discos, aquí se mantuvieron. Es una pena que no podamos venir aquí más a menudo.

¿Qué opináis de la piratería?

Es terrible y no hay nada que podamos hacer al respecto. Como no podemos hacer nada, lo mejor es dejar de preocuparse.

Quizás la solución es volver a fabricar vinilo, que no se puede copiar de la misma manera…

Sí, bueno. La cosa es que la gente tendría que querer comprar vinilo y creo que la mayoría no está interesada. A mí personalmente sí me gusta, porque una pieza de vinilo siempre tiene su encanto.

Es una pena que Lemmy no haya participado en esta entrevista. A propósito, ¿es fácil trabajar con Lemmy? ¿Cómo os repartís el trabajo?

La mayoría de las veces es fácil. Llevamos muchos años y nuestra banda es como un equipo. Realmente lo podemos comparar con un equipo de fútbol, donde cada uno tiene su posición y siempre que estés en tu sitio, todo funciona bien. Por ejemplo, Lemmy es increíble con las letras y yo nunca le interrumpo ni le digo nada al respecto, porque yo no podría ni siquiera soñar con escribir lo que él escribe. Y Phil y yo somos muy buenos con los riffs. Nuestro sitio está ahí en componer la música. Y luego, juntas todas las piezas. Si alguna vez cruzas o te sales de tu lugar, puede haber rayos y truenos por parte de Lemmy (risas).

Compartir