Joseba Irazoki eta lagunak, Kafe Antzokia, Bilbao, 6/II/2015

Cartel de Joseba Irazoki eta Lagunak y Cabezafuego en el Kafe Antzokia

Cartel del concierto, del que se cayó Cabezafuego

Conocí a Joseba Irazoki hace 7 años tocando con On Benito en el Concurso Pop-Rock Villa de Bilbao, donde no ganó el premio gordo (que habría sido de justicia) y se hubo de conformar con un merecido premio al mejor guitarrista del concurso.

Aquella actuación fue una epifanía para mí y, desde entonces, sigo al beratarra en todos los formatos y estilos a los que le pega, que no son pocos: one-man-band, dúo, con Petti, Rafa Rueda, Atom Rhumba, Los Separatistas y, por último, con el proyecto …eta lagunak, que nos presentó el pasado jueves en el Kafe Antzokia.

Todo, absolutamente todo, lo que le he visto hacer me ha gustado mucho. Desde los proyectos más básicos y primitivos, hasta los detalles de calidad y saber estar que aporta a los grupos que cuentan con él como músico.

Iban Urizar -trompeta, clarinete y percusión-, Igor Telletxea -vibráfono y trombón-, Joseba Irazoki -guitarra y voz-, Jaime Nieto -bajo-, Felix Buff -batería y percusión- e Ibai Gogortza -guitarrista- de Joseba Irazoki eta lagunak, Kafe Antzokia, Bilbao. 2015

Iban Urizar -trompeta, clarinete y percusión-, Igor Telletxea -vibráfono y trombón-, Joseba Irazoki -guitarra y voz-, Jaime Nieto -bajo-, Felix Buff -batería y percusión- e Ibai Gogortza -guitarrista- de Joseba Irazoki eta lagunak, Kafe Antzokia, Bilbao. 2015

 

Despiporre primitivo

Habiendo nacido al mundo Irazokiano a través de On Benito, no es de extrañar que me encante la faceta más festiva y primitiva de Joseba. Lo paso en grande viéndolo hacer gruñir a sus viejas guitarras y, ocasionalmente, meter por allí un txistu que no vendría a cuento si no lo tocase él. No hay actitud más contagiosa que la de Joseba agradeciendo con una sonrisa y humildad los aplausos entre canciones. Además de enorme en lo musical, el tipo se hace querer, no cabe duda.

Joseba Irazoki, guitarrista y cantante de Joseba Irazoki eta lagunak, Kafe Antzokia, Bilbao. 2015

Joseba Irazoki, Kafe Antzokia, Bilbao. 2015

 

Y con los amigos llegó la seriedad

Lo del jueves, no obstante, fue distinto en varios aspectos.

Para empezar, había banda. Una banda grande (6 miembros contándole a él). Musicazos de calidad más que contrastada, que dejaron muestra de ella para dar cuerpo a la música de Irazoki. Mención especial merece, en este sentido, Ibai Gogortza (de Borrokan) que sustituyó al “oficial” Ager Insunza (Audience) y que no se arrugó ni lo más mínimo ante la dificultad de las piezas.

Con la banda cambia también, claro, la instrumentación que torna el primitivismo por exuberancia moderna post-rockera: trompeta, trombón, vibráfono, percusiones y hasta un instrumento que no fuí capaz de identificar (de cuerda, pero tocado percutivamente con la baqueta por el baterista Felix Buff).

Setlist de Joseba Irazoki eta lagunak, Kafe Antzokia, Bilbao. 2015

Setlist de Joseba Irazoki eta lagunak, Kafe Antzokia, Bilbao. 2015

Cambió también el tono general del concierto. El relajo, cachondeo y primitivismo quedaron a un lado en una actuación orgánica, seria y medida, aunque no faltase en ella buena dosis de sorpresa, introducida en este caso, por la propia composición de las canciones, en las que los largos silencios tenían tanto protagonismo como los pasajes de muro de sonido, donde la repetición hipnótica y el alto volumen eran la norma. Así, transitamos de lo épico a lo misterioso pasando por aires de banda sonora minimalista hasta completar 9 canciones, a la que añadieron una versión de Jim O’Rourke (Women of the world), que ya le habíamos escuchado en solitario unas semanas atrás en el concierto de Hika Ateneoa.

Valga una anécdota para ilustrar el cambio de registro, de alocado a serio. En tres ocasiones, acabado el concierto, me he acercado a fotografiar el setlist; en las dos anteriores, con una sonrisa de oreja a oreja, Joseba me dijo que no lo había seguido para nada. En esta ocasión no fue así. La única transgresión a lo previamente estipulado fue cambiar el orden de la 3ª y 4ª canciones, que intercambiaron posición.

Me gustaría ver que este formato tiene continuidad pero intuyo que no será fácil mantener agrupados a tantos músicos que tienen sus propios proyectos y conseguir que el asunto sea rentable (también en términos económicos) para todos los implicados, así que quien lo tenga a mano, será mejor que no pierda la oportunidad de ver a este Joseba Irazoki (eta lagunak).

Compartir