The Reverend Horton Heat (Kafe Antzokia, Bilbao, 10/IV/2010). Robots con alma y talento 1

Ver (y fotografiar) a The Reverend Horton Heat era una de esas cuentas pendientes de las que ya me quedan poquitas. La (pésima) suerte quiso, el año pasado, que las fechas de la gira del reverendo y de Tom Waits (en aquel momento, dos de los conciertos en que más interés tenía) coincidiesen y que me fuese imposible ver a ambos. Me decidí, con igual medida de dolor e ilusión, por Tom Waits.

Ayer, para colmo de bienes en el bilbaino Kafe Antzokia, curé aquella herida. Y con la mejor medicina posible.

The Reverend Horton Heat (Kafe Antzokia, Bilbao, 10/IV/2010)

The Reverend Horton Heat (Kafe Antzokia, Bilbao, 10/IV/2010)

Ver a Jim Heath con su Grestch fue una auténtica revelación. Quizá los guitarristas (o gente con más conocimientos que yo) son capaces de captar en las grabaciones la pericia que se esconde detrás de las canciones de The Reverend Horton Heat; yo, sin embargo, necesité ver esos dedos cambiando de posición y correteando por el mástil para darme cuenta de que este hombre no sólo hace grandiosas canciones, sino que es uno de los mejores guitarristas que haya tenido la suerte de ver. Uno de esos que hace virguerías con tal facilidad que te hace creer que tú podrías hacerlo o que él lo haría igual-igual con una sola mano.

Si fuese un tripulante de la Nebuchadnezzar y en un paseo por Matrix necesitase urgentemente tocar la guitarra, cogería mi celular, llamaría a “Operador” y le pediría que me cargase el “Programa Jim Heath” con el que me vería preparado para dar una paliza a Eugene Martone y a Jack Butler jugando al Guitar Hero.

Eso sí, les retaría a tocar canciones y no vacuos ejercicios de virtuosismo más propios para un estadio deportivo que para un escenario musical. Porque si The Reverend Horton Heat van engrasados y programados como robots, son robots salidos de los sueños de Asimov: robots con alma. Sabiduría y precisión al servicio del talento.

The Reverend Horton Heat (Kafe Antzokia, Bilbao, 10/IV/2010)

The Reverend Horton Heat (Kafe Antzokia, Bilbao, 10/IV/2010)

No sé si el hecho de que el propio Jim Heath se ganase la vida una temporada como técnico de sonido tuvo algo que ver, pero tuvieron la feliz idea de poner un monitor mirando al público en mitad del escenario, escuchándose la voz en las primeras filas mejor que nunca en el Antzoki (¡que repitan siempre!) asi que pudimos disfrutar de una noche perfecta en la que, en tres pases, el setlist tocó desde los más salvajes “Psychobilly freakout” y “Jimbo song” hasta los más plácidos lounges como “In my wildest dreams” y “Martini time”, con todo el espectro de subestilos de los aledaños del rockabilly que se encuentran en medio.

Fotográficamente, la noche podría haber sido igualmente satisfactoria si no hubiésemos escuchado antes del concierto el fatídico “tres primeras sin flash”, que en contadísimas ocasiones hemos sufrido en el Antzoki. Así, la estupenda luz que hubo anoche quedará en la memoria y no en píxeles. Sufrí de lo lindo cuando el reverendo se subió al contrabajo de Jimbo y no pude hacer esa foto. Como dije en su momento, situaciones como esa sí que hacen que no disfrute como es debido del concierto.

Pinchando en las fotos podéis acceder a la galería completa de fotos de Reverend Horton Heat.

El setlist, según el papelito, que yo no tengo tanta memoria ni tomo apuntes:
· Big blue car
· Now right now
· I am mad
· Calling in twisted
· Indigo friends
· Galaxy 500
· Bales of cocaine
· it’s martini time
· Big little baby
· Psychobilly freakout
· Ain’t no saguaro in Texas
· Drinking and smoking cigarrettes
· Rural Point of view
· Please don’t take the baby to the liquor
· Death metal guys
· The girl in blue
· Big Sky
· Baddest of the bad
· Five-O Ford
· I Can’t surf
· Wiggle stick
· 400 bucks
· Jimbo song – Devil is chasing me
· Big red rocket of love

Aunque mi memoria sea tan mala, añado dos a ese setlist, porque estoy seguro al 99% de que las tocaron.

· Like a rocket
· In your wildest dreams

También versionearon Folsom prison blues.